La última edición de la norma ISO 9001

La última edición de la norma ISO 9001

La última edición de la norma ISO 9001 Sistemas de Gestión de Calidad, buque insignia de la organización ISO, acaba de ser publicada. Con ello concluyen tres años de trabajo de revisión por expertos de 95 países para actualizar la norma en consonancia con las necesidades modernas.

Con cerca de 1.130.000 organizaciones que la aplican en 187 países, la norma ISO 9001 es empleada por empresas y entidades de todo tipo, actividad y sector, para demostrar su compromiso con la calidad. La norma ISO 9001 permite a las organizaciones trabajar de manera más eficiente, ya que posibilita alinear todos los procesos de la organización, facilitando su entendimiento por todos. Además, su correcta aplicación incrementa la productividad y eficiencia, reduciendo costes económicos.

El principal objetivo de la revisión es facilitar la integración de esta Norma con los demás sistemas de gestión –una corriente cada vez más demandada en las empresas— y que éstos sean más accesibles para todo tipo de organizaciones, especialmente del sector servicios. Así, comparte la denominada estructura de alto nivel, común a todas las normas de gestión (como la extendida ISO 14001 publica la revisión 2015 de su buque insignia, la norma ISO 9001 cuya nueva versión se publicó también hace apenas una semana).

ISO 9001:2015 incorpora nuevos requisitos, como un mayor énfasis en el liderazgo de la dirección. Además, incluye el concepto del riesgo no sólo limitado al efecto negativo de la incertidumbre, sino también para aprovechar los escenarios que pueden favorecer la consecución de resultados (oportunidades). Asimismo, la norma promueve una mayor eficacia en la gestión de la cadena de proveedores. Por otra parte, presenta un lenguaje más simple y claro para facilitar su aplicación en las organizaciones.

La nueva versión de la ISO 9001 ofrece una clara orientación a resultados, a demostrar que el sistema de gestión de la calidad es eficaz. Las normas técnicas, en general, tienen un beneficio directo en la cuenta de resultados de las empresas, pudiendo suponer hasta el 5% de los ingresos por ventas en las organizaciones que las aplican, según un estudio de ISO. Para el conjunto de la economía española, suponen el 1% del PIB.

Nigel Croft, Presidente del subcomité de ISO que ha desarrollado y revisado la norma, se refiere a estos cambios como un “proceso evolutivo más que revolucionario”. Ha asegurado que con esta actualización la ISO 9001 ha entrado de lleno en el siglo XXI y que “las versiones anteriores de la norma ISO 9001 eran bastante prescriptivas, con muchos requisitos para procedimientos y registros documentados. En las ediciones de 2000 y 2008, nos hemos centrado más en la gestión de procesos, y menos en la documentación”.

“Ahora hemos dado un paso más, e ISO 9001:2015 es aún menos prescriptiva que su predecesora, centrándose en su lugar en el rendimiento. Esto lo hemos logrado combinando el enfoque basado en procesos con el pensamiento basado en el riesgo, y empleando el ciclo PDCA (Plan-Do-Check-Act / Planificar-Hacer-Verificar-Actuar) en todos los niveles de la organización”.

Conscientes de que las organizaciones de hoy en día tienen implantadas varias normas de gestión, la versión 2015 de la norma ISO 9001 se ha diseñado para que pueda integrarse fácilmente con otros sistemas de gestión con los que conviva. “La nueva versión proporciona una sólida base para las normas de calidad sectoriales (automoción, aeroespacial, sanidad, etc.) y tiene en cuenta las necesidades de los reguladores”, ha señalado Croft.

Fuente:INFOCALIDAD

Recent Posts
proyecto-onlineagua