Los trámites ambientales se reducen al mínimo para mover la economía y generar empleo.

Los trámites ambientales se reducen al mínimo para mover la economía y generar empleo.

La nueva ley de Prevención y Protección exigirá solo una comunicación previa del empresario para la mayor parte de las actividades

El presidente Garre se comprometió con los empresarios a simplificar la normativa

Más rápido y más sencillo. Estos son los principios que orientan la Proposición de Ley de Prevención y Protección Ambiental, una nueva normativa que reducirá a su mínima expresión las cargas administrativas y los trámites previos al inicio de cualquier actividad económica.

La intención de estos cambios, según el Gobierno regional, es aligerar la ‘travesía del desierto’ en la que se convierte el proceso administrativo necesario para poner en marcha una empresa, abrir un bar o establecer una industria, y de este modo reactivar la economía y generar empleo.

El texto legal sustituirá a la vigente Ley 4/2009 de Protección Ambiental Integrada y, aunque mantiene muchos de sus contenidos y adapta normativa comunitaria y estatal aprobada en los últimos años, el articulado se reduce en un tercio porque prescinde de prácticamente todos los requisitos que no exige el Estado.

Una de las principales novedades es que se sustituye un régimen de intervención previo mediante las licencias de actividad por otro de control a posteriori a través de la comunicación ambiental. Es decir, para la mayor parte de las actividades económicas, industriales, comerciales o de servicios será suficiente con que el interesado comunique que dispone de la documentación necesaria para el inicio de la actividad; de ese modo, podrá levantar la persiana al momento –si su actividad es de comercio o de servicios, para las cuales rige el efecto inmediato o licencia exprés–, o esperar dos meses –para las actividades industriales–.También, se crea la Autorización Ambiental Simplificada (AUS), que sustituye a la Autorización Ambiental Única (AAU), para actividades que contaminen de forma significativa la atmósfera o gestionen residuos. Ahora, la Comunidad Autónoma aprobará la AUS y, en paralelo, los Ayuntamientos tramitarán la Licencia Ambiental. Esto significa que, en parte, se retoma el sistema anterior a la Ley 4/2009, con el objetivo de desatascar el colapso de expedientes acumulados por falta de medios y personal en la Dirección General de Medio Ambiente. La Comunidad Autónoma mantiene que la simplificación de estos trámites no afectará a las garantías medioambientales.

LOS NUEVOS PLAZOS

4 meses para la licencia de actividad en actividades no sujetas a autorización ambiental integrada (en la ley vigente es de 6 meses).

9 meses para la autorización ambiental integrada por aplicación de la legislación estatal (ahora son 10 meses).

6 meses para la resolución de la autorización ambiental simplificada si la actividad está sometida a evaluación ambiental y 4 meses si no lo está (ahora hay un plazo de 8 meses para la única).

1 mes para el informe de los ayuntamientos sobre asuntos de su competencia (actualmente son 3 meses).

FUENTE: LA VERDAD.

Recent Posts